História Blood Sweat & Tears (BTS) - Capítulo 2


Escrita por: ~

Postado
Categorias Bangtan Boys (BTS)
Personagens J-hope, Jimin, Jin, Jungkook, Rap Monster, Suga, V
Visualizações 35
Palavras 2.063
Terminada Não
NÃO RECOMENDADO PARA MENORES DE 14 ANOS
Gêneros: Ação, Escolar, Ficção Científica

Aviso legal
Os personagens encontrados nesta história são apenas alusões a pessoas reais e nenhuma das situações e personalidades aqui encontradas refletem a realidade, tratando-se esta obra, de uma ficção. Os eventuais personagens originais desta história são de minha propriedade intelectual. História sem fins lucrativos, feita apenas de fã para fã sem o objetivo de denegrir ou violar as imagens dos artistas.

Capítulo 2 - Capítulo 2


-Hola Linda- dijo tan tierno como siempre.

-TE PUEDES IR A LA COMPLETA MIERDA KIM SI QUIERES ECHARME ÉCHAME ME VALE UNA COMPLETA MIERDA TODO- grite ganándome la mirada de una que otra persona que pasaba y cuando iba a contestarme corte la llamada y volví a guardar el celular, joder las llaves las tenía Ayelen así que tenía que irme a no sé dónde hasta que ellas salgan de esa estúpida escuela.

Camine, camine y camine sin rumbo alguno y termine en una plaza en la que nunca antes había estado, había pocas personas así que camine hacia un árbol muy grande que estaba justo en el medio de la plaza y ahí me senté, mi teléfono no paraba de sonar así que lo apague y saque el chip lo guarde otra vez en mi bolsillo y volví a prenderlo enchufe mis auriculares y puse una de mis canciones favorita demons de Imagine Dragons, cerré los ojos por un momento pero el sueño me gano la música aún seguía pero hacia mucho frió abrí los ojos y ya había oscurecido saque mi celular de mi bolsillo para ver la hora y ¡Mierda! Eran las ocho y cuarenta de la noche volví a ponerle el chip a mi celular y cuando lo prendí millones de mensajes diciendo que tenía llamadas perdidas empezaron a llegar, me pare y camine hacia la ruta para tomar un taxi, cuando por fin conseguí uno le di la dirección y me llevo hasta esta.

Saque de mi bolsillo los únicos billetes que tenía y se los di – gracias quédese con el cambio – dije para después bajar del auto, el auto de Kim estaba acá así que iba a tener una larga discusión igual seguí muy enojada con todos.

Toque el timbre y a los dos segundos me abrió Giuliana –Estúpida nos tenías muy preocupados idiota- dijo en un susurro con voz de diva – Kim esta acá y muy enojado-

-Sorry me dormí y me vale si está enojado ese idiota- le susurre de vuelta.

-¿Quién es?- escuche su voz detrás de Giuli y ahí apareció vestido con traje como siempre.

Yo lo fulmine con la mirada, entrando para ir a la escalera y subirla ignorando a Kim mientras él me llamaba caminando atrás mío hablándome pero tape mis oídos y empecé a gritar "LALALA" para no escucharlo con él era con el que estaba mas enojada nos mandó a una escuela donde están los hijos de su contra.

Cuando por fin llegue a mi puerta deje de gritar y saque mis manos de mis oídos para abrir la puerta cuando iba a cerrarla el pie de alguien me lo impidió.

-YA NO PUEDES DEJARME TRANQUILA-le grite mientras me apoyaba de espaldas en mi puerta para que no la abra.

-tenemos que hablar-contesto entre dientes y si lo había hecho enojar algo bastante raro casi nunca se enoja.

-Que no quiero te dije ya un millón de veces y después de eso le pise el pie haciendo que su pie retroceda y cerré la puerta poniéndole la traba.

-SI NO ME ABRÍS AHORA TE VA A IR MAL-grito con notable enojo.

-HUY QUE MALOTE Y NO VOY A ESCUCHARTE MAS LALALALALA-dije repetidas veces mientras me tiraba a mi cama boca arriba, me tire en mi cama y agarre mi celular, abriendo todos los mensajes que tenía, pero había uno que era número desconocido.

?????: Te espero mañana en la cancha de basquetbol de colegio veni sola hay que hablar de algo importante.

Shaiel: ¿Te pensas que soy tonta o qué? Espérame sentadito corazón.

Bloque mi celular y lo guarde ¿Quién había conseguido mi maldito número? Esta vez no sería como la última ahora lo ignoraría o bloquearía sin rodeos.

Algo sonaba sin parar me estaba rompiendo la cabeza el sonido ese, abrí mis ojos buscando el sonido, era mi celular no se en que momento me había dormido, pero el celular se había caído al piso, me estire sin levantarme de la cama hasta llegar al celular, era una llamada atendí sin siquiera ver quien era.

-hola-dije con mi voz adormilada.

-tu voz es aún más bonita a estas horas-me contesto, no reconocía su voz.

-imbécil-dije de mala gana-¿Quién habla?-pregunte.

-tu admirador secreto-dijo con burla.

-ósea algún estúpido al que le pasaron este número y tiene miedo de decirme quien es-dije con burla.

El soltó una carcajada y hablo -yo no lo veo así pero cada uno lo ve como quiere ¿no?-

-¿exactamente qué hora es?- le pregunte.

-son las cinco menos diez- dijo con un tono de burla.

-y te parece hora de joder con tus jueguitos tengo que dormir mañana tengo que...-me interrumpió.

-ir a la escuela si entiendo ok nos vemos mañana, no quiero esperarte sentadito-susurro lo último.

-¿Qué? espera ¿qui-estaba preguntando hasta que me corto-en sos?-termine la frase.

La verdad no sé porque había hablado tanto y no le había cortado como hacía siempre, creo que estar media dormida me saca lo idiota de adentro.

Bloquee mi celular y seguí durmiendo.

La alarma sonó como loca, me levanté de la cama para ir a buscar algo para ponerme, pero luego recordé que no iba a ir a la escuela y volví a acostarme tranquila en mi cama.

-Shaiel..-Kim golpeo la puerta.

-¿Qué? –dije de mala gana

-¿ya te arreglaste?-pregunto

-no pienso ir a esa estúpida escuela llena de gente estúpida-dije de mala gana.

-llame a todos mis contactos Shaiel y no puedo hacer nada más que ir a hablar con esos mocosos, mínimo tienen que ir tres meses en esa escuela-

-entonces solo no iré hasta que nos cambies-hable.

-las escuelas acá no son como en tu país si no llevas un justificante antes de los tres días de falta te viene a buscar la policía escolar todos los días –dije con notable cansancio.

-me escapare o algo voy a hacer-dije de mala gana.

-no, vas a ir y punto no me la compliques más- dijo y escuche sus pasos alejarse.

-MALDITO SEA EL MOMENTO QUE SE TE OCURRIÓ METERNOS EN ESA ESTÚPIDA ESCUELA-grite en español.

Me levante porque después de esa pelea me había despabilado y me agarro hambre, fui hacia el armario y busque algo para ponerme cuando agarre toda la ropa que me iba poner, me cambié y baje para ir a comer algo o mejor dicho desayunar, abajo todos estaban hablando animadamente hasta que me vieron y quedó todo en silenció.

-que disimulados que son-dije de mala gana mientras iba a ver que había en la heladera, encontré una caja de pizza así que la agarre y me fui a el comedor.

Todos volvieron a hablar como antes se estaban comportando como unos/as idiotas, a los cinco minutos vinieron las chicas ya estaban vestidas con esos horribles uniformes, solté una carcajada y me miraron mal.

-chicas ustedes vallan en su auto que yo llevo a Shaiel –dijo Kim, mi nombre saliendo de sus labios era tan hermoso era como melodía para mis oídos, eso sonó tan cursi iugh me retracto ¡Shaiel concéntrate! Me dije a mi misma.

Ellas asintieron agarraron sus mochilas y salieron por la puerta saludando con la manos antes de salir.

-tu mochila ya está en mi auto ¿vamos?-pregunto ósea mi respuesta era más que obvia.

-ni loca –dije obvia todo quedo en silencio por unos segundos hasta que el salto al sillón para agarrarme pero fui más rápida y corrí escaleras arriba después de diez minutos corriendo por toda la casa me agarro y me obligo a subir a su auto, íbamos camino a esa estúpida escuela cuando llegamos bajo y rodeo el auto para abrirme.

-¡Dale! Abajo ya llegamos-me dijo parado alado mío con mi mochila colgando en su hombro.

Yo solo lo ignore, estaba cruzada de brazos con mi peor cara.

-pareces una niñita caprichosa de cinco años-dijo Kim burlándose de mí.

-y vos un viejo feo y malo-le conteste estoy segura que me vi realmente estúpida pero ya lo dije no hay vuelta atrás.

-ajam-dijo con sarcasmo-Salí ahora o te saco-amenazo.

Lo ignore, suspiro y metió la mitad de su cuerpo, desabrocho el cinturón de seguridad quedando su cara a centímetros de la mía podía sentir su respiración chocar con mi cara, sentí mi corazón latir a mil, estaba nerviosa porque si era tan estúpida como para caer en su estúpido juego, el miro mi cara que ahora debía ser de sorprendida o no sé pero soltó una carcajada y desabrocho mi cinturón para después de eso sacarme del auto en sus brazos.

-¡YA! bájame-dije de mala gana.

-no, no confió ni siquiera un poquito en vos –dijo y siguió caminado, los pocos estudiantes que estaban en el pasillo nos miraban como si estuviéramos locos y yo intentaba taparme la cara con mis manos, esto era vergonzoso.

Me llevo hasta el jodido salón ganándonos la mirada de todos incluidos los 7 idiotas y las chicas, vi que Ayelen le hacía una seña diciéndole donde me sentaba así que fue a dejarme sentada en mi lugar.

-¿feliz?-pregunte de mala gana, el solo me sonrió y asintió, juro que en estos momentos lo odiaba pero cuando me sonreía me hacía sentir una cosa tan rara en la panza.

-ahora presten atención todos, si alguien se atreve a molestar a mi chica se las va a ver conmigo-dijo en tono molesto.

El imbécil de ayer soltó una carcajada-¿tan malo sos?-dijo el que me había agarrado del brazo.

-peor de lo que te imaginas –dijo mirándolo muy mal.

Ellos solo se rieron y siguieron en lo que estaban, Kim beso mi frente para después salir del salón, me quede como tonta mirando a la nada cada día me doy cuenta de que me gusta más.

-¿Así que a la nenita tiene que venir el novio a defenderla?-pregunto el pelinegro burlón.

Solo lo mire mal y lo ignore pero el estúpido vino a pararse adelante mío, le eche un vistazo por última vez y saque mi celular para después conectar mis auriculares y ponérmelos e obviamente ignorarlo.

La profesora entro, así que me saque mis auriculares y deje todo arriba de la mesa pero el idiota seguía parado en el mismo lugar mirándome levante mi vista de mi celular y lo mire directamente a los ojos, la profesora empezó la clase como si nada, ni siquiera le había dicho que se siente solo lo ignoro, pero que mierda pasa en esta escuela.

-desde que entre a este puto salón estas molestándome ¿Cuál es tu puto problema?-le dije entre dientes.

-tu eres mi estúpido problema-dijo sonriendo arrogante.

-créeme que todavía no soy un tercio de tu problema pero si me sigues buscando me vas a encontrar y créeme no soy nada buena cuando me enojo- dije de verdad esto me cansaba y mi humor es una completa mierda en la mañana cuando me joden y encima me obligan a hacer cosas que no quiero.

-huy mira como tiemblo-dijo mientras se movía exageradamente parecía que le había agarrado corriente por cómo se movía

-juro que trate de ser amable con vos pero me estas colmando la puta paciencia rata electrocutada –dije lo último lo bastante alto como para que todo el salón lo escuchara y quedara en completo silencio pero mis hermanas y yo estallamos en carcajadas, la idiota de la profesora nos sacó del salón a las tres por reírnos y gritar y bla bla bla, cuando ese imbécil estuvo parado adelante mío maso menos 15 maldito minutos.

Esta escuela me va a volver loca, pero antes de cerrar la puerta no me quede con las ganas y le grite- VIEJA VENDIDA- en español, así que las tres volvimos a estallar en carcajadas, cuando llegamos al salón de detención había solo una pareja comiéndose como si no hubiera un mañana.

-IUD- dijimos las tres a unísono apenas los vimos- Consíganse un hotel- dije torciendo mi boca y cambiando la voz como la de un camionero, la parejita se alejó un poco y me miraron mal pero me valía era la escuela no su casa, ósea no es que yo sea la que súper respetadora de escuelas pero vallan al baño o no sé.

Nos fuimos a sentar al fondo de ese salón y nos pusimos a hablar de idioteces, las chicas me contaron que cuando me fui, ellas se quedaron hablando con los siete chicos y eran buenos pero a mí no me agradaban para nada, la puerta se abrió bruscamente y por esa entraron ellos uno atrás del otro, rodee los ojos y el mal humor volvió a mi vida.

-Hola nenas ¿Nos extrañaron?- dijo un castaño.

-¿Qué mierda les pasa?- les dije mirándolos mal, ósea estaba cansada de esto venían e iban a donde querían, no respetan nada y a mi por hablar un poco alto me mandaban a detención.



Gostou da Fanfic? Compartilhe!

Gostou? Deixe seu Comentário!

Muitos usuários deixam de postar por falta de comentários, estimule o trabalho deles, deixando um comentário.

Para comentar e incentivar o autor, Cadastre-se ou Acesse sua Conta.


Carregando...