História I FEEL THE SAME AS YOU - Capítulo 13


Escrita por: ~

Postado
Categorias Originais
Personagens Personagens Originais
Tags Boys Love, Chicoxchico, Escolar, Gay, Homosexualidad, Romance, Yaoi
Visualizações 62
Palavras 2.945
Terminada Não
NÃO RECOMENDADO PARA MENORES DE 18 ANOS
Gêneros: Colegial, Drama (Tragédia), Escolar, Famí­lia, Ficção, Lemon, Romance e Novela, Shonen-Ai, Violência, Yaoi
Avisos: Homossexualidade, Insinuação de sexo, Linguagem Imprópria, Self Inserction
Aviso legal
Todos os personagens desta história são de minha propriedade intelectual.

Capítulo 13 - CAPÍTULO 13


AMOR.

Deje de besar a Kyle y me separe de él, lo tenia claro, me había vuelto a enamorar, lo mire y el me miro con un brillo en sus ojos, sabia lo que esperaba que le dijera y yo no sabia si decirlo, no quería que me volvieran a dañar.

—¿Lo aclaraste? —preguntó.

—Si —respondí asintiendo lentamente— Kyle yo... —no estaba seguro de si decirle o no.

—¿Tu que? —preguntó con algo de emoción— ¿que sientes por mi?

Kyle estaba muy emocionado que me hizo sonreír un poco, no entiendo porque me quiere tanto. Me quede en silencio unos segundos, el que me hayan lastimado una vez no significa que lo vayan a voler a hacer ¿cierto? Amo a Kyle, me enamore de ese chico con el cabello azul, y quiero estar a su lado.

—Te amo —le dije, al escuchar eso sonrió de oreja a oreja y se abalanzó sobre mi haciendo que nos cayéramos al piso— eso dolió —dije con una mueca de dolor.

—Te amo mucho —lo abracé y lo volví a besar.

NARRA DANNA.

Shon y Kyle estaban desaparecidos, creo esos dos ya están juntos como una pareja, eso me hacia feliz, estoy segura de que Kyle no lastimara a mi primo como el imbécil, tarado, idiota, estúpido de David lo hizo.

—Creo que mi trabajo esta hecho —me dijo Daniel.

—No eres tan malo como pensé —dije con una sonrisa— ¿cuando te iras a Los Ángeles?

—Despues de los exámenes —sonrió— dile a Kyle que lo veo mañana.

—¿Te vas?

—Si —asintió— debo llamar a mi novia y contarle, la idea de decirle a Shon de que yo estaba enamorado de Kyle fue de ella.

—Tu novia me cae muy bien.

Daniel se despidió y se fue, segundos después aparecieron Shon y Kyle tomados de la mano, sentí una mano tomar la mía, sabía de quien era, era la mano de mi novio, el hombre que me ayudó a no odiar a mi padre ni a guardarle rencor.

—Mi amor —me dijo Zander— deberias hacer de cupido.

—Dile eso a la novia de Daniel —le di un pequeño beso en la mejilla.

NARRA ALEX.

Esto me estaba molestando y mucho, Mike no hacia nada solo sonreía ¡¿por que rayos no dice nada?! Si esto sigue así voy a terminar matando a esas zorras, se que esta mal expresarse así de una mujer pero es lo que son esas dos.

—¿No piensas hacer nada? —me preguntó Paola al ver que estaba viendo a esas dos chicas coquetear con Mike— tu mirada no hará que ellas se alejen de tu hombre.

Eso es cierto.

—Tienes razón —camine hacia ese puesto de burritos.

Maldita sea la hora en la que quise comer burritos, me paré al lado de Mike y puse una mano en su hombro.

—Hola chicas —las saludé con mi sonrisa falsa —. ¿Como están?

—¡Hola! —me saludaron ambas—. ¿Tu eres el amigo de Mike? —pregunto la rubia con senos falsos.

—Es mi novio —respondió Mike y me beso frente a esas zorras, metio su lengua en mi boca y sus manos las puso en mi cintura y me acerco mas a el, eso me hizo feliz, dejo de besarme y me sonrió.

—Nosotras nos vamos —dijo la morocha indignada y se largó con la rubia de senos falsos.

—¿Por que hiciste eso? —pregunté.

—Es normal que bese a mi novio —me tomo de la mano y caminos hacia donde estaban los demás.

—¿Ahora que? —preguntó Mike.

—Subiremos a la montaña rusa —respondió Alan.

Subimos a muchos juegos era muy divertido divertirse con las personas que quieres, después entramos a la casa embrujada, no me daba miedo había sonidos de grillos, fantasmas y gritos.

*****

Desperté de muy buen humor, estaba muy contento, era mi cita con Mike, baje a desayunar, Danna y mi madre ya estaban en la cocina.

—¿Y Paola? —pregunte sentándome en una de las sillas.

—Ya se fue —respondio mi madre, Paola pasaba los fines de semana con su madre.

—La tía Sarah llamo y dijo que vendría al medio día —dijo Danna— deberias de presentarle a Mike.

—Lo haré.

Esperaba que su reacción fuera buena igual que la de mi madre.

NARRA ROY.

Estaba un poco nervioso, hoy iba a presentar a Matias como mi novio frente a mis padres, el aun no llegaba, escuche unas voces que venían de la sala, pensé que tal vez Matias ya había llegado y salí de mi cuarto.

Al llegar a la sala vi a una chica sentada en el sofá hablando con mis padres, me acerque un poca más y mi madre me la presentó.

—Su nombre es Judith, estudiaron juntos de niños ¿la recuerdas? —negué con la cabeza.

—Es normal —dijo mi padre— eran niños, tenían 6 años, Judith se acaba de mudar a esta ciudad y pensé que tu podrías mostrarle toda la ciudad.

Judith tenia el cabello negro y los ojos del mismo color, era bella pero no me gustaba ni me atraía, no la recordaba de ningún lado, tocaron la puerta y fui a abrir, era Matias, sonrió cuando me vio, me encantaba su sonrisa desde el primer día que lo conocí, lo lleve a la sala.

—Matias, que bueno que viniste —lo saludo mi madre con una sonrisa— ambos podrían llevar a Judith a conocer la ciudad.

—Antes quiero decirles algo —dije, no tengo porque esperar.

—Lo dirás luego —dijo mi padre— lleven a Judith a conocer la ciudad, recuerden los viejos tiempos, antes ambos decían que querían casarse y tener hijos ¿lo recuerdan?

—Eramos unos niños —sonrió Judith.

—Ahora son unos jóvenes, podrían conocerse y quien sabe que en un futuro podrían hacerlo realidad.

Mire a Matias, parecía un poco incómodo al igual que yo, que mi padre dijera eso era un poco raro, y a Judith ni la recordaba.

—No lo creo —dije yo.

—¿Por que no? —preguntó mi padre— ambos están solteros, Judith es linda, estoy seguro que si se conocen podrían llegar a enamorarse, ella podría darte muchos hijos, tener unos nietos de mi propia sangre, suena bien.

—D-debo irme —dijo Matias, se me hizo un nudo en la garganta al verlo un poco triste— t-tengo cosas que hacer.

—Antes de que te vayas Matias, ¿no crees que Judith y Roy harían una muy buena pareja?, ¿te los imaginas? Algún día podrían ser marido y mujer, con sus propios hijos.

Esto es algo extraño, tengo un mal presentimiento.

—Es muy pronto para pensar en eso —dijo mi madre.

—Pero ya veo a mi hijo casado algún día con una linda y bella mujer, no como esos malditos maricones que no pueden tener hijos propios.

—¡Ya vasta! —levante la voz.

—Y-ya me voy —dijo Matias que salio corriendo.

—¡Matias! —iba a seguirlo pero mi padre me detuvo tomando mi brazo.

—¡Ni se te ocurra ir tras él!

—¡Lo sabias! ¡Por eso dijiste todo eso!

—¡Si! ¡Lo sabia y no voy a permitir que mi hijo sea un maricón! ¡Te ordeno que no lo vuelvas a ver!

NARRA MATIAS.

Llegue a casa de Paola y toque la puerta, ella me abrió y me abrazo al ver mis ojos lleno de lágrimas.

—¿Que sucedió?

No respondí, el gran nudo en mi garganta no me lo permitía, Paola me llevo a su cuarto y me senté en su cama, quería dejar de llorar pero no podía.

Mi celular empezó a sonar, sabia quien era pero no conteste, no quería hablar con él, no ahora, me dolía mucho, estoy seguro que terminara conmigo, seguro que su padre lo convenció.

.....

Le conté todo lo que había dicho el padre de Roy a Paola se puso como una fiera, es mi amiga, la conozco muy bien como ella a mí.

—Estoy segura de que a Roy eso no le importa, el te ama mucho y no te dejara.

—No quiero que tenga problemas con sus padres por mi culpa —dije frotándome los ojos.

—Todo resultara bien, ya lo verás —su celular comenzó a sonar— es Roy.

—No le digas que estoy aquí.

—No lo haré —dijo con una sonrisa, puso el altavoz y contestó—. Hola Roy, que milagro.

—Pasame con Matias se que esta contigo.

—¿Matias? No, el no esta aquí, debe de estar en su casa.

—Paola por favor, necesito hablar con él.

—Ahora no puede hablar.

—Dile que lo amo y que no me importa lo que diga mi padre, adiós —colgó.

—¿Oíste? —asentí.

Yo también te amo Roy, quiero que seas feliz aunque no sea a mi lado.

NARRA ROY.

Terminé de hacer mis maletas para irme de la casa, mi padre no aceptaba que me haya enamorado de un chico, no aceptaba mi relación con Matias.

—Roy —dijo mi madre entrando a mi cuarto— lo siento, yo no creí que tu padre...

—Lo sé —la interrumpí— ¿desde cuando lo saben?

—Tú padre me lo dijo esta mañana, no sé cuando se enteró, solo me dijo que los vio besándose y que no lo aceptaba.

—¿Tu lo aceptas?

—Solo quiero que seas feliz —sonrió.

—¿Quien era esa chica? La tal Judith.

—Tú y ella se conocieron de niños, y sí decías querer casarte con ella —así que era verdad— yo la traje, no creí que tu padre sabiendo de la relación que tienes con Matias iba a decir lo que dijo.

—No contesta mis llamadas mamá —bufé pasando una mano por mi cabello—, amo a Matias y tengo miedo de que me vaya a dejar —se me hizo un nudo en la garganta, no quiero que eso pase —sé que le dolió mucho lo que dijo mi padre.

—Hijo —se acercó y me abrazo —todo saldrá bien.

Eso espero.

—Llame a Kevin, me quedare en su casa hasta que encuentre donde quedarme —me separe un poco de su abrazo.

—Tu prima tiene un pequeño apartamento, ella ya no lo utiliza, la llame y acepto a que te quedaras ahí el tiempo que desees.

—Le contaste lo que paso.

—No, pero ella te estará esperando en su apartamento y estoy segura de que no te dejara en paz hasta que le cuentes.

NARRA KYLE.

Había ido a casa de Kevin, estábamos en la cocina hablando con sus padres, Mike y Zander también estaban con nosotros, de niño creí que Kevin iba a ser gay pero no fue así.

—¿Como se llama? —me preguntó el padre de mi amigo.

—Shon —respondí con una sonrisa.

—¿Como es él?

—Es muy guapo, y me ama mucho.

—¿Ya lo hicieron? —me preguntó el otro padre de Kevin, me sonroje un poco.

—Aún no —aunque ganas no me faltaban.

Los padres de Kevin se amaban mucho, me pregunté si Shon y yo estaremos así algún día.

—Yo ya me voy —dijo Mike parándose.

—¿A dónde llevaras a Alex? —preguntó Kevin.

—No te lo diré, ni Alex lo sabe.

—Antes te la pasabas peleando con Alex y ahora son novios —dijo Zander.

—¿No se llevaban bien? —pregunté.

—Eran como perro y gato —respondio Kevin —, como el agua y el aceite.

—Estas exagerando.

—Es cierto y lo sabes.

NARRA ALEX.

Mi tía habia llegado hace unas horas, estábamos hablando en la sala viendo un documental, mi tía era muy agradable, ¿se volverá a casar algún día?, Bueno mi tío acaba de morir hace poco no creo que ella piense en eso aún, mi padre murió hace años y mi madre no piensa en volverse a casar, creo, se lo preguntare un día de estos.

—¿Como te va en el instituto? —me pregunto mi tía.

—Me va bien —respondí —dentro de unos días serán los exámenes.

—Entonces deben estudiar mucho.

—Alex siempre lo deja para la última hora —dijo mi hermana.

Mire la hora en mi celular, faltaban treinta minutos para que Mike llegara, salí de la sala y subí a mi cuarto, me duche y vestí rápidamente, busque mi celular por todas partes no recordaba donde lo había puesto, busque en mi escritorio y lo encontré junto al pequeño juguete que se parecía a Mike, lo tome y lo ví, era mejor en versión real.

—¿Me engañas con un juguete? —preguntó la voz de Mike, me gire y vi que estaba detrás mio, me quito al mini Mike y sonrió.

— N-no se como llego eso al cajón de mi escritorio.

—¿Apareció por arte de magia? —preguntó frunciendo el ceño.

—Esta bien, yo lo compré porque se parecía a ti —admití mientras guardaba el juguete— Ya vámonos.

Me tomo de la mano y salimos de mi cuarto, llegamos a la sala y mi tía nos miro a Mike y a mi con una sonrisa, me sonroje al darme cuenta que estábamos tomados de la mano, solté la mano de Mike pero el la volvió a tomar, era hora de decírselo.

—Tía, Mike es mi novio.

—Hacen una linda pareja —dijo mi tía muy tranquila.

—¿Eso no te molesta?

—No —negó con la cabeza — Shon también sale con un chico, creo que se llama Kyle.

—¿El ya te lo dijo? —pregunté, no creí que Shon se lo diría tan pronto.

—Si —respondió sonriendo— me lo dijo ayer, estaba feliz, aun no conozco a ese chico llamado Kyle, pero espero que no lastime a mi hijo.

—Kyle es un buen muchacho —dijo Danna —no lastimaría a Shon.

—Bueno nosotros ya nos vamos —dije.

Salimos de la casa y subimos al coche de Mike, al entrar me puso una venda en los ojos para que no pudiera ver a donde íbamos, me moría de la curiosidad.

—¿Cuanto vamos a tardar en llegar?

—No es mucho, no seas impaciente.

—Al menos dame una pista.

—No —hice un puchero y me crucé de brazos.

Minutos después llegamos al lugar de la cita, Mike me ayudo a bajar del coche porque no veía nada.

—¿Con quién hablas? —pregunte al escucharlo cuchichear con alguien.

—Con nadie —respondió tomando mis manos.

Empezamos a caminar unos cuantos pasos, tenia miedo de tropezar y caerme.

—¿Puedo quitarme la venda de los ojos? —pregunte al detenernos.

—Yo te la quitare —sentí que sus manos me quitaban la venda.

Abrí los ojos y vi que estábamos en el lago, el mismo al lago al que me trajo el día en el que me pidió que fuéramos novios, frente a mi había una pequeña mesa con dos sillas, una frente a la otra, en la mesa había dos platos de espagueti, en el centro una botella de vino con dos copas, detrás de una de las sillas había un pequeño sendero con unas pequeñas belas que llegaban a una tienda de campaña, no pude ver que había dentro porque estaba cerrada.

—¿Como se te ocurrió?

—Todo empezó en el campamento, en la tienda de campaña.

—Me gusta mucho.

—Toma asiento —dijo apartando la silla para que me sentara.

Empezamos a comer el espagueti que estaba muy delicioso, me sentía muy feliz al lado de Mike, lo amo, me enamore de el, pero tenia miedo de decírselo, se que el me ama y el sabe que lo amo pero no se lo dije ni el a mi.

—¿Con quien hablabas hace un rato?

—Con Paola y Alan.

—¿Ellos te ayudaron a preparar todo?

—Paola insistió, no se como se entero de la cita.

—Estuvo muy rico —dije al terminar de comer.

—Mas rico estará el proste —me guiño un ojo.

Se puso de pie, se acerco a mi y me tomo de la mano, me puse de pie y caminos a la tienda, ni el vino habíamos probado,  entramos y segundos después Mike estaba sobre mi, me sentía nervioso, no sabia porque, ya lo habíamos hecho antes pero aun así me sentía nervioso, mi pulso estaba muy acelerado.

—¿Por que estas nervioso? —pregunto acariciando mi mejilla— ya lo habíamos hecho antes.

—N-no sé —queria decirle que lo amo, me dio un suave beso en los labios que duró unos pocos segundos —. T-te a... —¡rayos! Solo tengo que decirlo.

—Lo sé, yo también te amo Alex —sentí mariposas en el estomago, no creo que sea hambre porque acabamos de comer, mi corazón latía mas rápido de lo normal, mi cuerpo estaba muy caliente.

—¿Como sabias que iba a decir eso?

—Yo también quería decirlo.

—T-te amo —mi rostro ardía, estoy seguro que estoy sonrojado, tape mi rostro con ambos manos pero el las aparto.

—Me gusta el color de tus ojos, son hermosos, me gusta todo de ti Alex.

—D-deja de decir e-eso —estoy seguro que estoy como tomate.

Me beso suavemente y mordió mi labio inferior, bajo lentamente y beso mi cuello, le quité la camisa y el hizo lo mismo, volvimos a besarnos, el beso era exigente, apasionado y con deseo, llevó una mano a mi cabello y la otra a mi trasero y me empujó contra sus caderas, sentía su erección, acaricie su espalda con ambas manos.

—Tus manos son tan suaves —susurro y mordió el lóbulo de mi oreja lo que me hizo gemir.

Llenó de besos mi abdomen y subió lentamente hasta llegar a uno de mis pezones y lo empezó a morder a lo que solté un gemido, era muy excitante, llevo ambas manos a mis pantalones y me los saco junto con mi bóxer, dejo húmedos besos alrededor de mi cuello.

—Hueles muy bien —murmuró.

Mi respiración estaba muy acelerada, sentía que su erección crecía, lleve mis manos a su cintura y lo jale hacia mi, comenze a moverme, lo necesitaba dentro mio, se quito los pantalones y el bóxer sin apartar su mirada de mis ojos, se inclinó y lleno de suaves besos mi estomago y acaricio mi trasero y lo apretó.

—M-Mike por f-favor —suplique.

Volvió a besarme, su lengua comenzó a jugar con la mía, llevé una mano a su miembro y moví mi mano de arriba a abajo empezando a masturbado, metió uno de sus dedos y empezó a meterlo y a sacarlo una y otra vez, gemí dentro de su boca.

—M-Mike —rogué.

—Esta bien.

Sacó su dedo y abrió mas mis piernas y metió su miembro, lo movió lentamente, moví mis caderas para que acelerara el ritmo y lo hizo, se sentía tan bien, nunca pensé que haría esto con un chico.

—¡Ah! A-Alex —dijo mi nombre entre jadeos.

Nuestros cuerpos chocaban, se movía mas rápido dentro de mi, era increíble, amo a Mike, lleve mis manos a su cuello y lo atraje hacia mi, nos besamos con pasión y amor, se corrió dentro mio y yo hice lo mismo, saco su miembro muy despacio y el beso se convirtió en uno calmado.

—T-te amo —dije con la respiración agitada.

—Yo también te amo —dijo acostándose al lado mio y cubriéndonos con una sabana.

Lo abrace y segundos después me dormí al lado de mi novio, de la persona que amo...



Gostou da Fanfic? Compartilhe!

Gostou? Deixe seu Comentário!

Muitos usuários deixam de postar por falta de comentários, estimule o trabalho deles, deixando um comentário.

Para comentar e incentivar o autor, Cadastre-se ou Acesse sua Conta.


Carregando...