História Los gritos silenciosos de un alma rota. - Capítulo 1


Escrita por: ~

Postado
Categorias Originais
Personagens Personagens Originais
Tags Autoflagelación, Ódio
Visualizações 7
Palavras 727
Terminada Não
LIVRE PARA TODOS OS PÚBLICOS
Gêneros: Drama (Tragédia)
Avisos: Linguagem Imprópria, Self Inserction, Suicídio, Tortura, Violência
Aviso legal
Todos os personagens desta história são de minha propriedade intelectual.

Notas do Autor


Una dedicatoria a aquellos que al verse al espejo esperan encontrar a alguien perfecto, recuerden, no existe la perfección. Ustedes son perfectos. ;)

Capítulo 1 - "Ella"


Ella despierta como cualquier otro día. Bosteza, talla sus ojos y camina al baño. Ahí se ve al espejo, sus ojos no son la gran cosa, su cabello o lo que parece ser cabello nunca podrá mejorar su aspecto sin importar cuánto lo intente arreglar. 

Se lava los dientes sonriendo de forma extraña hacia el espejo, no espera que lavarse los dientes la ayude a mejorar su aspecto. Eso es más una rutina.

Escogiendo su ropa nota que ella no se ve igual a otras que sin importar lo que usen lucen bien. Al final escoge cualquier cosa que aparece. El espejo de nuevo le muestra el resultado.

Su cabello lo cepilla, cada vez está más anudado o eso piensa ella todas las mañanas. El maquillaje cubre las imperfecciones de su cara que cada vez posee más. 

–¿Por qué no me veo como ellas?– pregunta ella al reflejo de su espejo, este solo la imita.

Sale de la habitación, su madre la mira con cierto desdén.

–¿Por qué vas vestida y maquillada así?– pregunta su mamá con enfado. –Con eso pareces puta, qué no piensas entender.– aquellas palabras la hieren, su madre no lo nota pues en seguida entra al baño cerrando la puerta y dejándola a ella con un dolor en el pecho.

Yo también te quiero mamá, te ves muy linda igual, gracias.– susurra para ella con un nudo en la garganta.

Corre por las escaleras y abre la puerta de la entrada. Va a salir sintiendo un pequeño rastro de felicidad. Un golpe se lo arrebata.

–¡Si te estás vistiendo de ese modo para tu novio seguramente te va a follar hoy!– el grito de su padre junto con el golpe recibido en su nuca la aturden.

Sale con un pequeño rastro de lagrimas que seca al instante. Camina con rapidez esperando uhir de su casa, esperando que al volver todo hubiera cambiado en algo.

Ella no mira a su alrededor, teme encontrar gente indeseada, gente que la moleste, prefiere mil veces escuchar su música e imaginar un mundo donde ella se bonita y feliz.

Llega a la parada de autobús ahí ve a sus amigas, las que al verla le sonrien de un modo tan falso que ella nota instantaneamente. Aún así sonrie intentando olvidar lo que pasó en casa, intentando mostrar que está bien.

En la escuela muy pocos le hablan, muchos solo la observan y vuelven a lo suyo. Se siente sola, está sola. Sus amigas van y vuelven después de hablar con otras personas, ella solo saluda a quien le habla.

Ella evitar mirarse a los cristales o a los espejos de los baños. No quiere verse, no quiere saber cómo está en esos momentos.

Su mirada pide ayuda, pero nadie lo nota. Ni siquiera Él aquel a quien siempre ha querido no lo nota al verla y sonreir. Ella le sonrie y continua la tortura dentro de sí.

–Te ves linda hoy.– dice él mientras besa su mejilla.

Ella solo le sonrie, no quiere hablar porque sabe que frente a él es fragil y podría quebrarse de solo hablar.

–Gracias.– responde tímidamente mientras vuelve a caminar.

Él se despide sin notar el posible moretón de la nuca, o de la cara, o de alguna otra parte de su cuerpo.

Las clases inician y el profesor como siempre la mira y la manda a dirección por ropa inadecuada cuando se supone puedes ir como sea.

El director al verla rueda los ojos, ha estado ahí antes, no es un secreto.

–No puedes dejar de ser tan desastroza ¿verdad?– otras palabras que la hieren, otro corte en su alma –He llamado a tus padres, ellos vendrán por ti.– suena a un castigo común para el director pero para ella es sentencia de muerte.

Sus padres no tardan, ella tiene un nudo en la garganta, pero ellos sonrien falsamente y hablan con el director. Al salir de la sala ella teme lo peor.

–Vamos a comer, ¿qué te gustaría?– pregunta su madre con tonp alegre que a ella le asusta.

Ella teme responder.–Lo que quieran está bien.– sus padres asienten y el camino hacia su casa continúa.

Cada paso más cerca es horrible para ella hasta que llegan. Entran y cierran la puerta con seguro.

Su madre la mira ahora con molestia, su padre parece disfrutar mientras se quita el cinturón.

Ella cierra los ojos y espera a los golpes. Siente un golpe y gritos venirse encima en poco tiempo.





Notas Finais


Los capítulos son cortos así que espero que aún así les guste.


Gostou da Fanfic? Compartilhe!

Gostou? Deixe seu Comentário!

Muitos usuários deixam de postar por falta de comentários, estimule o trabalho deles, deixando um comentário.

Para comentar e incentivar o autor, Cadastre-se ou Acesse sua Conta.


Carregando...