História Química Laylor - Laura Prepon Taylor Schilling (2016) - Capítulo 10


Escrita por: ~

Postado
Categorias Laura Prepon
Visualizações 11
Palavras 2.250
Terminada Sim
NÃO RECOMENDADO PARA MENORES DE 18 ANOS
Gêneros: Romance e Novela

Aviso legal
Os personagens encontrados nesta história são apenas alusões a pessoas reais e nenhuma das situações e personalidades aqui encontradas refletem a realidade, tratando-se esta obra, de uma ficção. Os eventuais personagens originais desta história são de minha propriedade intelectual. História sem fins lucrativos, feita apenas de fã para fã sem o objetivo de denegrir ou violar as imagens dos artistas.

Capítulo 10 - 10 - Travesuras


Capítulo 10: "Travesuras".

A pesar de que solamente han pasado tres días desde el accidente de Natasha, la noche de reunión en casa no se cancelaba por nada del mundo. Taylor, Laura, Yael y Uzo llevaban cuatro horas en casa de Natasha. Habían cenado lo que Laura cocinó y luego pasaron horas hablando de todo un poco como hacían todos los jueves de reuniones.

22:13.h.

Las luces del jardín de la casa de Natasha estaban apagadas y Laura aprovechó el momento. Agarró la mano de Taylor y sin darle explicaciones la obligó a caminar con ella poco más de cuatro metros. Mirando a su alrededor no vio a nadie más y lo siguiente que hizo fue entrar con Taylor a la caseta del jardín.

— ¿En serio está pasando esto? —Preguntó Taylor entre besos— Mierda, no sabes lo cachonda que me pone la situación.

Dentro y fuera de la caseta todo estaba oscuro pero podían distinguir las sombras por lo que ambas miraban por la ventana de la caseta para ver si alguien se acercaba a ellas.

—A mi también, así que disfrutemos... —Susurró Laura en su oído para luego morderle el lóbulo de la oreja.

Taylor acorraló a Laura contra la pared tomando el control de la situación aunque no por mucho tiempo...

—No tan rápido Tay... Me apetece jugar un poco.

Informó Laura burlonamente quien se giró haciendo que cambiasen de posiciones y Taylor fuese quien quedase entre la pared y el cuerpo de Laura.

— ¿¡En serio!? —Se quejó en voz baja— No tenemos mucho tiempo hasta que pregunten por nosotras... Por favor, no empieces con tu odiosa tortura.

Dijo Taylor a lo que Laura respondió con una sonrisa malvada.

—Mierda Schilling, estás extremadamente cachonda como para desesperarte antes de empezar a torturarte... —La mano de Laura recorrió el interior de uno de los muslos de Taylor mientras ambas se besaban con ímpetu.

Cuando la mano de Laura entró en contacto con la entrepierna de Taylor —por encima de los pantalones— esta última echó la cabeza hacia atrás mordiéndose el labio inferior.

— ¡Laura! Hazlo por dentro —Pidió entre gemidos.

Laura hizo caso omiso a la petición de Taylor y continuó su juego ahora en la entrepierna pero todavía por encima de la ropa.

—Tómalo con calma, estamos aquí para disfrutar... —Sonrió maliciosamente contra la boca de Taylor para acto seguido besarla.

Vengativamente Taylor atrapó con los dientes el labio inferior de Laura y lo estiró con fuerza pero sin hacerle mucho daño.

—Por favor bebé...

Pidió Taylor, cedió Laura.

Con una mano agarró la parte del elástico de los pantalones de Taylor y jaló para abrir paso a su mano libre la cual llevó hasta su entrepierna. Esta vez entrado en pleno contacto con el sexo de Taylor.

— ¡Ohh! —Gimió en la boca de Laura.

La humedad de Taylor recorría parte de los dedos de Laura quien no pudo resistirse e introdujo de golpe dos dedos en el interior de Taylor.

—Oh...mierda —Gimió disfrutando de los movimientos de Laura.

— ¿Chicas, me escucháis? —Gritó Natasha desde la puerta que comunicaba su casa con el jardín— Vamos a empezar ya con el juego.

Laura detuvo los movimientos de la mano cuando segundos más tarde Natasha gritó por segunda vez.

— ¡Mierda, no puede ser! —Exclamó Taylor cuando escuchó a lo lejos la voz de su amiga.

Indecisa, Laura no sacó los dedos del interior de Taylor pero la miró.

— ¿Crees que te dará tiempo de...?

Taylor frunció los labios y echó la cabeza hacia atrás pegándola contra la pared.

— ¡Joder Laura! —Se quejó todavía mirando al techo— ¡Dije que nada de tortura!

Laura sonrió sin hacer sonido alguno.

—Puedo...puedo hacer maravillas en escasos segundos... ¿Quieres que siga? —Dijo mirando a Taylor pero sin ser correspondida.

— ¡No! —Exclamó frustrada para acto seguido agarrar la mano de Laura y llevarla fuera de su entrepierna.

—Lo siento bebé, no pensaba en ser interrumpida.

— ¡Si no hubieses perdido el tiempo con tu maldita tortura nadie nos habría interrumpido!

—Vamos Tay, no te enfades conmigo. Te lo recompensaré, lo prometo.

—Eso espero —señaló a Laura con el dedo índice—, de lo contrario estarás en un grave problema.

Antes de salir de la caseta, Taylor y Laura se colocaron el cabello y parte de la ropa para no levantar sospechas frente a sus amigas.

El jardín de Natasha era verdaderamente grande cosa que utilizaron como excusa por la tardanza en regresar.

∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤    

Después de escribir pequeñas notas doblaron los trozos de papel y escribieron en el exterior de cada papel el nombre de quien debía leer dicha nota. Luego las metieron en un tupperware que Natasha les facilitó.

—De acuerdo —Dijo Natasha—, cuando sea vuestro turno cogéis el papel que os corresponde y podéis leer lo que pone en realidad o inventaros algo sobre la marcha. Si alguna de las demás sospecha que sea mentira tiene que acusar y la persona que estaba leyendo tiene la obligación de enseñar el papel. Si miente le restamos cinco puntos, y si dice la verdad se le restan a la persona que acusó. ¿Alguna duda?

—No —Respondieron las demás.

El primer turno era para Uzo quien se puso de pie y sacó un trozo de papel doblado donde se leía su nombre. Después de leerlo era momento para mentir o decir la verdad.

—Joder Uzo, eso es mentira —Acusó Natasha muerta de la risa.

— ¡Mierda! —Exclamó Uzo quien había mentido y sido descubierta.

— ¡Me toca!

Dijo entusiasmada Taylor quien se puso de pie y al azar sacó uno de los varios papeles que ponían su nombre.

El papel que eligió fue escrito por Laura y ponía lo siguiente:

Para Taylor: "No puedes imaginar lo cachonda que me pone saber que te gusta correr el riesgo de mientras hacemos travesuras poder ser pilladas por cualquiera... Me encantaría repetir la experiencia de la caseta".

La palabra <<travesuras>> estaba marcada intencionadamente con una raya horizontal debajo.

Taylor hizo todo lo posible para mantener su cara de Poker tras leer la nota que Laura escribió.

— ¡Taylor! —Se quejó Yael— ¡No tenemos toda la noche!

La sonrisa de Laura creció cuando Yael hizo la pregunta y vio que Taylor todavía parecía estar procesando lo que acababa de leer.

—Un día me hice pis en la piscina de Natasha —Se inventó Taylor deseando resultar convincente.

— ¡Mientes! —Acusó Yael—. ¡Te he pillado!

— ¡Impugno este juego! —Dijo Taylor haciendo todo lo posible para no mostrar la nota.

—Impugno tu impugnación —Replicó una competitiva y sonriente Yael— Enséñanos la nota y sabremos si dices la verdad o no.

— ¡Madura Taylor!

Dijo Laura después de ponerse de pie y arrebatarle de las manos la nota a Taylor.

—Cinco puntos para Yael porque en la nota que leyó Taylor realmente pone; <<mi cantante favorito es Drake>> —Mintió Laura y luego arrugó la nota.

— ¡Lo sabía! —Exclamó Yael más contenta que antes— Me apunto cinco puntos y voy en cabeza.

Taylor recuperó la tranquilidad porque gracias a la actuación de Laura no tuvo que enseñar la nota.

∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤    

Cuando salieron de la casa de Natasha, Laura y Taylor se dirigieron al coche de esta última.

Cuando llegaron al coche, lejos de soltar la mano de Laura, Taylor la sostuvo con más fuerza e hizo que la morena dejase de caminar.

— ¿En serio te gustaría repetir la experiencia de la caseta? —Preguntó Taylor recordando la nota sintiéndose avergonzada y confusa a partes iguales.

La pregunta tomó desprevenida a Laura y la expresión en la cara de Taylor no le ayudaba deducir si la rubia estaba horrorizada o gratamente sorprendida.

—Sí... —Laura frunció el ceño viendo la expresión en el rostro de Taylor y decidió rectificar— No... —Otra rectificación— Quiero decir... —Suspiró presa de la frustración del momento— ¿Puedo pensarlo antes de darte una respuesta definitiva? —Preguntó más confusa que al principio.

Taylor no podía parar de sonreír ante la confusión de la morena.

— ¿Estás nerviosa? —Preguntó a modo de burla con una sonrisa traviesa.

—Un poco... —Confesó— No sé qué debo contestar porque viendo tus ultimas expresiones faciales creo que jamás debí escribir la nota.

Taylor acorraló a Laura contra el coche y su cuerpo.

—Quizás esto te ayude a salir de dudas...

Una de las manos de Taylor recorrió el torso de Laura ascendiendo hasta llegar a uno de sus pechos por encima de la ropa.

—Taylor... —Miró alrededor para ver si alguien pasaba cerca de ellas o si alguien observaba desde la casa de Natasha— ¿Qué estás haciendo? —Preguntó cuándo comprobó que la calle estaba despejada.

Taylor se pegó por completo a Laura y llevó la boca al cuello de la morena.

—Estamos junto a mi coche... —Habló mientras depositaba picotazos por el cuello de Laura rumbo a su oreja—, en la calle y expuestas a que cualquier persona pase y nos vea semidesnudas manteniendo sexo... —Se detuvo cuando su boca estaba a la altura de la oreja de Laura y habló en susurro— ¿Te preguntas qué hacemos? Llevar a cabo una de las confesiones que escribiste en la nota... —Le mordió el lóbulo de la oreja para seguidamente meter una de las manos bajo el vestido de Laura y recorrer el interior de sus muslos dirección al sexo de Laura.

— ¡Oh, mierda! —Dijo entre dientes conteniendo la respiración por varios segundos. Seguidamente agarró la mano libre de Taylor para tirar de ella consiguiendo entrar al coche y cerrar la puerta.

Para sus adentros Laura agradeció que los cristales del coche de Taylor estuviesen tintados de negros impidiendo la visión desde el exterior del coche.

—No tan rápido Laura, ahora me toca a mí...

Informó Taylor para sin dejar de mirar los ojos de Laura arrodillarse frente a ella sobre las alfombrillas de los asientos traseros del coche.

Entre las piernas de Laura, Taylor se inclinó y besó el cuello de su novia.

— ¿El que te toca a ti, Taylor? —Preguntó confundida.

—Torturarte a mi gusto... —Informó mirándola a los ojos y luego introdujo una mano bajo el vestido de Laura para con el dedo pulgar masajear el clítoris de Laura por encima del tanga.

— ¡Uhmm Taylor! Por favor... —Se mordió el labio inferior.

—Por tu culpa no pude llegar al orgasmo, ahora vas a pagar por ello.

Sin descuidar los besos en su boca, Taylor agarró con ambas manos el vestido de Laura y lo subió hasta la cintura para luego agarrar el tanga de Laura y deslizarlo por sus piernas hasta quitárselo.

—Esto no se vale —Pidió con dificultad al hablar— Yo tan si quiera pude torturarte como hubiese deseado...

Taylor sonrió maliciosamente frente a aquel comentario.

—Laura, tus palabras lo están empeorando... —Besó su cuello mientras con el dedo pulgar dibujaba círculos sobre el clítoris de Laura— Si me provocas puedo ser jodidamente vengativa y es una lección que a estas alturas deberías tener aprendida...

Laura había perdido la cordura. Necesitaba urgentemente los dedos y la lengua de Taylor dentro de ella pero no iba a comunicar dicha información porque sabía perfectamente que Taylor la utilizaría para alargar la tortura.

Los gemidos de Laura eran roncos cuando Taylor vacilaba con introducir los dedos en su intimidad.

Laura agarró el cabello de Taylor y sin hacerle daño le dio un leve tirón teniendo acceso total a su cuello el que mordió y succionó.

—Por favor Taylor —Susurró contra sus labios—, te necesitó ya —Informó para acto seguido besarla.

Mientras eso sucedía el dedo pulgar de Taylor frotaba lentamente el clítoris de una excitadísima Laura.

Taylor dejó que Laura la besase por unos segundos más para luego llevar la mano libre hasta el pecho de Laura y empujarla contra el respaldo del asiento.

Taylor repitió las palabras que Laura le dijo horas atrás.

—Tómalo con calma Laura, estamos aquí para disfrutar...

— ¡Mierda! —Se quejó mirándola con rabia.

Satisfecha, Taylor llevó la boca hasta el interior de uno de los muslos de Laura para depositar besos y algún que otro mordisco.

La espalda de Laura se arqueó al sentir la boca de Taylor cerca de su sexo.

— ¡Joder! —Gimió Laura cuando por sorpresa la lengua de Taylor se aplanó sobre su hinchado y palpitante clítoris. Inconscientemente las manos de Laura fueron directas a la cabeza de la rubia.

Los gemidos de Laura volvían loca a Taylor quien se excitaba al ser consiente del placer que ejercía sobre Prepon.

Conocedora de lo que a Laura le gustaba, Taylor dirigió dos dedos y los introdujo —sin dificultad alguna— en el interior de Laura mientras que con la lengua causaba fricción en el clítoris de la morena.

— ¡Mmm! ¡Sigue así por favor! —Suplicó Laura casi sin aliento.

Taylor aceleró el ritmo de la lengua estimulando el clítoris de Laura mientras no dejaba de mover los dedos dentro y fuera de la vagina.

— ¡Tay, Tay, Tay! —Gritó desesperadamente mientras los músculos de su vagina se contraían más fuerte que nunca.

En pleno orgasmo Laura intentó mantener firme las piernas y difícilmente lo consiguió. La combinación de los dedos y la lengua de Taylor en su entrepierna se habían apoderado del control absoluto de su cuerpo.

Después del orgasmos y mientras poco a poco Laura recuperaba el ritmo de la respiración, Taylor besó y mordisqueó el cuello de su novia.

—Mierda Laura, mira los malditos cristales de mi coche —Dijo todavía besando su cuello.

Laura miró los cristales del coche, estaban totalmente empañados. Luego miró a Taylor.

—La culpa no es solamente mía... —Se excusó entre risas para luego agarrar la cara de Taylor y besarla.

∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤∞♤    

N/A: ¡Muchas gracias por leer!



Gostou da Fanfic? Compartilhe!

Gostou? Deixe seu Comentário!

Muitos usuários deixam de postar por falta de comentários, estimule o trabalho deles, deixando um comentário.

Para comentar e incentivar o autor, Cadastre-se ou Acesse sua Conta.


Carregando...