História Scars - Capítulo 3


Escrita por: ~

Postado
Categorias Super Junior
Personagens Lee Donghae, Lee Hyukjae "Eunhyuk"
Tags Donghae, Eunhae, Haehyuk, Hyukjae
Exibições 4
Palavras 1.652
Terminada Não
NÃO RECOMENDADO PARA MENORES DE 18 ANOS
Gêneros: Drama (Tragédia), Lemon, Romance e Novela, Yaoi
Avisos: Homossexualidade, Incesto, Insinuação de sexo, Linguagem Imprópria, Nudez, Sexo, Violência
Aviso legal
Os personagens encontrados nesta história são apenas alusões a pessoas reais e nenhuma das situações e personalidades aqui encontradas refletem a realidade, tratando-se esta obra, de uma ficção. Os eventuais personagens originais desta história são de minha propriedade intelectual. História sem fins lucrativos, feita apenas de fã para fã sem o objetivo de denegrir ou violar as imagens dos artistas.

Notas da Autora


Desculpa se eu não coloco imagens, mas se quiserem só comentar aqui ^^

boa leitura! ^_^

Capítulo 3 - 3. Three Scars


Cine, película, palomitas, bebidas y caramelos.

La primera parada de la “cita” es para ver una película, Hyuk deja escoger a Donghae cual verán (y para su desgracia así es). Una cinta llena de romance estilo americano es la afortunada elegida por el castaño.

Ahora están sentados en sus asientos, atarragados con todo lo que a Hyukjae se le ocurrió comprar.

-Lo lamento, sé que es demasiado pero… jamás he venido con alguien que no fuese mi hermana al cine, así que… no tengo idea de que podrías querer – Susurra antes de que inicie el film, Hae niega y comienza a picotear todo (sin expresión – Como siempre – en su rostro). El otro lo mira con ternura, pero Hae no se percata de eso, ya que tiene la mirada en las palomitas.

Como sabrán si las mezcla con gominolas?, se pregunta.

Al cabo de unos minutos la melena rubia termina por recostarse en el hombro de Donghae, está dormido. A Hyukjae le aburre el romanticismo (Hae lo supuso antes, cuando le vio torcer la boca y sonreír diciendo “siempre es bueno ver algo distinto a lo habitual”).

Termina todo, las luces se encienden, voltea y mira a Hyuk, un hilo de saliva escurre por su mejilla, despierta al bello durmiente con un movimiento en el hombro una vez que le ha limpiado con la manga de su suéter y salen del cine.

El cielo ya es gris, amenazando con pasar a un negro estrellado. Hyukjae camina con los brazos hacia atrás, sosteniendo su nuca.

-Hae, porque no hablas? – Ahí está. La pregunta que Donghae ha estado deseando (por primera vez desde que no articula sonido) le sea cuestionada. Detiene su andar y se da cuenta que ha olvidado su block en el cine, suspira por la frustración.

Hyukjae ríe al darse cuenta de la torpeza del castaño, saca su celular y se lo muestra.

-Escribe aquí lo que quieras decirme, lo que sea, no lo leeré hasta que llegue a mi casa, dame el tuyo… a cambio te contare algunas cosas – Satisfecho con la oferta, Donghae busca su celular, se lo da impacientemente y teclea en el otro.

Al cabo de unos minutos (donde las miradas cómplices nada disimuladas están presentes), se entregan los respectivos aparatos a sus dueños. Caminan sin hablar por la acera. Hyuk para un taxi y se montan en el, Hae se baja en el edificio donde supone Jungsoo lo espera enfadado mientras el otro se mantiene en el vehículo para irse a casa.

Las reprendas suaves de Jungsoo invaden sus oídos, Jungsoo no está enfadado le aclara. Preocupado es como decide llamar a su estado de humor.

-No puedes irte así como así, tengo la responsabilidad de cuidar de ti, me has dado un susto de muerte, no vuelvas a hacerlo, quedo claro? – El castaño asiente.

Llega a su vivienda, el psicólogo pero antes de bajar del auto, Jungsoo lo detiene – Promete que si sucede algo, lo que sea… me lo harás saber – Le dice titubeando, alternando la mirada en sus dos orbes chocolate.

Confundido por lo dicho entra a su casa, todo está en penumbra, pero ignora eso y sube a su habitación sin encender las luces. Se tira boca abajo en su mullida cama y suelta un bufido sordo.

Hoy no ha hablado con Jungsoo (al menos no es una “sesión”), pero se siente liberado, más liviano y tranquilo. Solo espera que Hyukjae no crea que esté loco. Recuerda la nota en su teléfono, levanta su cuerpo de un salto y rebusca en su bolsillo, consiguiendo tener el aparato en sus dedos.

No sabe que se encontrara escrito ahí, pero quiere saber. Desbloquea la pantalla y visualiza el icono de “nota nueva”, la presiona y todo se vuelve amarillo claro con letras negras escritas.

“Mi nombre es Lee Hyukjae, tengo 17 años, mis padres están divorciados, vivo con mi padre, hermana y un pequeño perro color caramelo. Me gusta escuchar música y las películas de acción. En realidad no tengo mucho que decir”

Se apellidaban igual, era dos años mayor que él. Cuantas cosas (aparentemente insignificantes) conocía con esas brevas palabras.

Esas líneas le entretuvieron por media hora, las leyó una y otra vez hasta que una vibración lo sobresalto. Cerró la ventanilla con la nota. Tenía un mensaje de un número desconocido.

De: XXXXXXX-XX

Robe tu numero desde tu teléfono, no deberías guardarlo en la agenda con el nombre “Yo”! es muy obvio, jajaja.

-Hyukjae

 

Una cálida sensación inundo sus sentidos, la emoción y extraños retorcijones en su vientre crecieron, escribió una respuesta, confirmo si no tenía faltas de ortografía y lo envió, agregando el número a sus contactos.

De: Lee Donghae

Lo tomare en cuenta, leí tu nota.

 

Espero, cerró los ojos con el celular en el pecho.

De: Lee Hyukjae

Eres tan cortante! Tuvimos una cita hoy, deberías estar más cariñoso conmigo, yo no he leído la tuya, lo hago?

 

Hae se atraganta con su saliva, irguió medio cuerpo y se sentó en la cama pegando su espalda en la cabecera. Volvió a escribir.

De: Lee Donghae

No soy cortante, y las citas se supone que son románticas, la nuestra no lo fue… léela cuando terminemos de hablar o sino será vergonzoso para mí.

 

De: Lee Hyukjae

Vimos una película romántica, pague las entradas y comestibles, fue romántico! Bien, lo hare.

 

Los mensajes y contestaciones no tienen fin hasta que el reloj apunto las 2am y teléfono vibro con un mensaje que no era de Hyuk. Su crédito se había terminado, bufo molesto. El rubio le platicaba tantas cosas sobre la escuela que un deseo comenzaba a punzar dentro de él.

Ir a estudiar de nuevo…

No consiguió responder el último mensaje donde Hyuk le preguntaba si quería hacer algo el viernes, desesperado rodo por la cama y oculto su rostro en la almohada. Una mueca de frustración frunció sus cejas, juntándolas tanto que casi se tocan.

-Hae, quieres cenar algo? – Pregunto su madre desde la puerta, no entrando a la habitación. Hae extrañado por la (muy) inusual hora, se acerca y la abre, niega con la cabeza y después la cierra al verla marcharse para encerrarse en su propio cuarto.

El aparato vibro estruendosamente, indicando que era una llamada. Corrió y respondió. Olvidando un pequeño detalle… no hablaba.

-Porque no respondes Lee Donghae! No quieres hacer algo? Es tu manera sutil de decirme que solo has jugado conmigo? Hombre cruel! – Bromea.

Se mantiene en silencio, sus labios se abren y la lengua los humedece.

-Lo lamento, mi error… habla- … nos vemos pasado mañana, descansa.

Cuelga la llamada y Donghae se queda acostado, pensando, Hyuk se escuchaba apenado. De no haber hablado el rubio… hubiera estado  a punto de hacerlo él?...

*

-Heechul me ha dicho que le preguntaste sobre mi – Habla Hyuk. Están sentados en una de las bancas del pasillo (esperando a Jungsoo), Hae se muerde el labio inferior y baja la cabeza.

 

--Flash Back—

Era verdad, hace dos sesiones se topo por un pasillo al alto hombre de cabello negro en su típica coleta, se apresuro a escribir en una libreta(recién comprada) y le mostro el papel.

“Hola, soy Donghae, amigo de Hyukjae… podríamos hablar?”

El mayor solo se sorprendió por la acción, pero apenas leyó sonrió de lado (casi malévolamente) y asintió, invitándolo a entrar en el consultorio. Todo era diferente, la habitación era blanca al igual que la de Jungsoo, pero con el detalle de que esta tenia plantas de colores, juguetes y demás cosas, dando una vista cálida y hasta aniñada.

-Bien, hablemos, que quieres saber? – Tenía las piernas cruzadas y una mirada ególatra en el rostro, su espalda perfectamente recta en la enorme silla movible. Hae escribió de nuevo.

“Quiero saber porque Hyuk está aquí, le sucede algo?”

-Mira, esos son asuntos privados, solo pueden comentarse con el paciente y/o familiares, así que… – Se apresura a contestar, dejando la terminación al aire, inclino su cuerpo hacia delante y sonrió.

-Eres el paciente de Teuk, Lee Donghae, ahora te recuerdo – Entre laza sus dedos situados sobre el escritorio y bufa – Podría decirte algunas cosas, pero dime… de que te servirán? Tengo un año y medio tratando a Hyukjae, puedo decirte con total seguridad que ese chico no me ha soltado casi nada, dime… que tanto sabes tú? – Donghae inicia a escribir, odia las rayas en las hojas, pero no se queja, el cuaderno cumple con su fin, le funciona.

“Se llama Lee Hyukjae, tiene una hermana, un perro y a su padre… pero nunca están en casa, así que es como si viviera únicamente con Choco”

El rostro de Heechul es una marea de contradicciones, hace una seña con la mano para que el castaño no se detenga. Y así lo hace, terminando otro escrito y enseñándoselo.

“Le gusta la música en ingles, un cantante en especial, imita algunas veces las coreografías y quiere ser bailarín.

En nuestras salidas casi siempre se come todo, insiste en que son románticas, pero yo no lo creo, tiene mal gusto para las películas… ha! y su cabello es rubio porque el color favorito de su hermana es el dorado”

 

-Bien, Donghae… gracias por toda esa información, no tenía ni idea – Dándose un golpe mental y maldiciendo a su persona, se levanta de la silla. Está enfadado consigo mismo… Heechul le ha mentido (aunque no le prometiera nada desde un inicio). Camina hacia la puerta – Espera – Se detiene, el mayor esta frente a él, dándole el cuaderno que ha olvidado (otra vez) – En recompensa te diré algo… pero no puedes decirle que yo te lo dije – Donghae asiente, espera con impaciencia y el cuaderno en ambas manos – Lo que dices sobre sus platicas o cabello… no tiene sentido, porque la hermana de Hyukjae… Esta muerta.

Sus manos se presionan en puños arrugando las hojas y la cubierta color azul de la libreta.

Simplemente, no sabe que pensar…

--Fin flash Back—


Notas Finais


beijinhos :*


Gostou da Fanfic? Compartilhe!

Gostou? Deixe seu Comentário!

Muitos usuários deixam de postar por falta de comentários, estimule o trabalho deles, deixando um comentário.

Para comentar e incentivar o autor, Cadastre-se ou Acesse sua Conta.


Carregando...